Resultados positivos – Perspectivas

En más de una de cada tres pacientes es posible lograr una curación de la incontinencia simplemente reemplazando los ligamentos de suspensión posteriores.

En las demás pacientes también deberá ser reemplazado el ligamento de suspensión anterior. La necesidad de dar este segundo paso quedará en evidencia después de la intervención. Si, por ejemplo, al toser o al estornudar no se produce una pérdida involuntaria de orina, es un indicio de que el ligamento de suspensión anterior se encuentra intacto. Eso implica que no es necesario tomar otras medidas. En cambio, si la paciente pierde sin querer orina al producirse un esfuerzo habrá que partir de la base de que el ligamento anterior también presenta deficiencias. Para poder recuperar el funcionamiento total y el control sobre la vejiga será necesario reemplazar el ligamento anterior. Esta pequeña intervención se realizará pocas semanas después de la primera operación.

Hinteres band ersetzt

Reemplazo del ligamento posterior

Hinteres band gerissen

Desgarro del ligamento posterior

Con el método CESA / VASA puede lograrse la curación de la incontinencia de urgencia en aproximadamente un 75 % de todas las mujeres, que podrán volver a gozar de una vida social plena. Así lo indican estudios científicos y las experiencias realizadas desde 2007 con este método de operación.